Nuestra historia

Sobre nosotros
Barbadillo y Asociados es la consultora con mayor experiencia en España en el desarrollo y expansión de proyectos de franquicia. La consultora es miembro fundador y único miembro español de la International Franchise Consultants Network (IFCN), con socios en las principales economías europeas. Asimismo, edita la Guía Franquicias de España, el periódico En Franquicia y el portal www.quefranquicia.com

Horarios Laborales

Lunes - Viernes ........................... 09:00AM - 19:00PM

Últimas noticias

Arriba

Franquicias en España, las tendencias de un nuevo mercado

Franquicias en España, las tendencias de un nuevo mercado

 

Franquicias en España tendencias

Llega la 22ª edición de la Guía de Franquicias de España de Barbadillo y Asociados, con indicadores que nos invitan a reflexionar sobre el presente y el futuro del sistema de franquicias en España

 

Por Santiago Barbadillo, director de Barbadillo y Asociados

Un año más, y ya son 22, tenemos el placer de presentaros los últimos datos de nuestro sistema de franquicia en la Guía de Franquicias de España de Barbadillo y Asociados, donde no sólo se observa que las franquicias en España continúan creciendo, sino que el número de establecimientos franquiciados durante el año 2014 ha experimentado un incremento de un 3,7%, hasta situarse en la cifra record de 56.962 unidades.

 

Este dato es el más relevante a la hora de valorar la madurez del sistema en nuestro país, mostrando una imperturbable tendencia de crecimiento desde 2010, años más que complicados para la economía española.

 

2015 comienza con mejores perspectivas para las franquicias en España que años anteriores, tras haber cerrado el último trimestre de 2014 con un primer repunte del 1,4% después de seis años.

 

Por su parte, un mayor aumento del PIB, una cierta reactivación del consumo que se ha dejado sentir especialmente en la última campaña navideña y bajadas del paro, conforman un escenario bien distinto a los anteriormente vividos.

Sin embargo, y aunque la recesión haya quedado atrás, seguimos inmersos en una situación complicada. Es por ello que no conviene echar las campanas al vuelo porque, para que este avión se estabilice, queda mucho por trabajar y llegan turbulencias para las franquicias en España.

 

Algunas de ellas proceden del exterior, con focos preocupantes como Grecia o el parón de la economía europea, y otras desde nuestros propios mercados, como los procesos electorales que acontecerán a lo largo del año y de cuyos resultados dependerá, y mucho, que salgamos por fin de esta crisis.

 

Y si se respiran nuevos aires dentro del panorama económico general, las perspectivas con respecto a las franquicias en España son, si cabe, mejores que en años anteriores, con un índice de confianza por parte de los franquiciadores superior a 2014.

 

Ese año un 67% de las franquicias en España preveían crecimientos en sus redes. Hoy es el 85% de las centrales las que prevén que experimentarán crecimientos en el número de sus asociados y facturaciones superiores a lo largo de 2015.

 

2014 se ha caracterizado, fundamentalmente, por la llegada al mercado de negocios con capacidad para crecer de forma sólida, gracias a la transmisión de experiencias exitosas bajo el paraguas de una marca común que supone, a su vez, una reducción notable del riesgo de fracaso y un aprovechamiento de las economías de escala.

 

Junto a ello, la permeabilidad y la flexibilidad de las franquicias en España es otra de las claves de la permanencia y crecimiento del sistema, ya que incluso sectores históricos como el de restauración han sabido adaptarse a cada tiempo con modelos de negocio low-cost o bajo coste, tanto a nivel de inversión como en lo que a ticket medio para el cliente final se refiere.

 

¿Qué podemos esperar?

Crecemos y seguiremos creciendo, más si cabe, cuando todo apunta a que vienen tiempos mejores. Sin embargo, serán todavía los negocios de bajo coste los que continúen imperando, dentro de sectores como el de servicios, restauración, alimentación y distribución en general. Por su parte, el perfil de franquiciado continuará siendo, fundamentalmente, el de autoempleo.

 

Las circunstancias económicas en general parece que mejoran y conviene ahora recordar que en los peores momentos, las franquicias en España han continuado aportando datos positivos y arrojando alguna luz al maltrecho panorama económico. De lo poco que continuó generando riqueza, gracias a la creación de empresas y puestos de trabajo.

 

En definitiva, disponemos de un sistema robusto que ha sido capaz de capear quizás el peor temporal desde su implantación en España a mediados del siglo pasado. No parece que el panorama venidero sea peor que lo ya superado.

Comentario
  • Interesantes datos los del crecimiento de las franquicias. No cabe duda de que suponen una buena opción para el emprendimiento y el autoempleo, pues como dicen las estadísticas, los negocios franquiciados tienen más posibilidades de sobrevivir. No es que esos negocios no vayan a cerrar, sino que el porcentaje de franquicias que cierran es menor que el porcentaje de negocios propios que cierran.
    Saludos.

Dejar un comentario